Sí, aunque parezca un objeto sumamente simple y que a primera vista solo tiene una función práctica para no manchar los muebles cuando depositamos en ellos una bebida, el posavasos tiene una historia, y muy lejana por cierto.

Todo se remonta a 1867 cuando nació el primer posavasos de la historia de la mano de los hermanos Henschel en Luckewald (Alemania). Estos primeros posavasos eran de cartón y fueron la evolución de una especie de platitos de porcelana, de loza o estaño que cubrían dos necesidades básicas: colocados debajo de la jarra protegían la mesa y colocados encima preservaba la cerveza en su estado idóneo protegiéndola de la oxidación.

Pese a esto, la primera patente fue de Casalonga en 1879 en París. En aquel momento cubrían otra necesidad, la de contabilizar el número de cervezas que se consumían: se apilaban los posavasos o se escribía sobre ellos para llevar la cuenta.

En 1892 salió otra patente, creada por la empresa Albert Faivre. Este posavasos estaba fabricado con un material que tenía una capacidad de absorción mucho mayor que el cartón: se fabricaban de esponja. En el mismo año salió otro tipo de posavasos, más cercano al posavasos actual realizado con pasta de madera prensada. Además de ser un material más novedoso, tenía otra peculiaridad: el nombre de la marca de la cerveza iba impreso en él. La idea fue de Robert Sputh. Ocho años después aparece en Alemania el primer modelo impreso a color.

A lo largo de los años, el uso del posavasos se ha ido familiarizando y se ha hecho más popular, de ahí que se hayan creado numerosas tiradas de estos objetos tan prácticos, pero además, con finalidades añadidas a la práctica, tales como decorativa, publicitaria…

DSC_0235 - copia

Hay una gran infinidad de estilos de posavasos, y no solo están destinados para la cerveza, sino para cualquier tipo de bebida. Los hay impresos a color, en blanco y negro, con algún tipo de relieve, con imágenes impresas, en papel, cartón, plástico, madera…

En Grabados Grado realizamos varios modelos de posavasos, siempre customizados al gusto de nuestros clientes y en diversos materiales, con grabados de distintas formas y estampados, totalmente personalizados.

Esperamos que os gusten nuestros posavasos y que la historia de este objeto tan peculiar os haya resultado muy interesante.